De la cama, al refrigerador…


2 de Abril 5:10am

Afuera se escucha el trinar de las aves… trato de buscar el celular que dejé antes de dormir en algún lugar de la cama, para intentar  -sin mucho éxito- visualizar la hora que a duras penas mi ojos reconocen…

Me levanto de la cama en busca de un pequeño bocadillo, puesto que olvide cenar por la noche… entonces al abrir la puerta del cuarto escucho en el pasillo maullidos que parecen dar los buenos días aunque con un tono de sueño, el mismo con el cual  me levanté de la cama… camino unos pasos para acariciar a la pequeña Mishi y antes de decir palabra alguna ella ya se encuentra ronroneando a la vez, que comienza a dar vueltas al rededor de mis pies…

La dejo unos segundos para dirigirme al refrigerador en busca de algo que pueda ayudarme con esta hambre inesperada y mientras, me decido por una rebanada de jamón y un trozo de queso (del cual prefiero no saber su fecha de caducidad ) para silenciar un poco el sonido de mi estomago.

Doy unos pasos y miro por la ventana, aún el sol no hace su esperada aparición, pero ya es notoria su tenue luz a la distancia y la luna a lo lejos parece estarse despidiendo por las siguientes 12 horas.

“Es maravilloso vivir en este mundo” -me digo-  donde a veces estos pequeños detalles te hacen sentir que estar aquí vale la pena… una familia en quien confiar, una chica que me gusta, amigos con quienes contar, y por mascota una gatita que ronronea por el simple y sencillo hecho de que estés con ella, y un día más para poder disfrutar de aquello tan incierto que nos hace suspirar.

Tras aquel momento breve, camino con dificultad de regreso al cuarto debido aún a la ausencia de la luz del sol y antes de llegar a la puerta escucho el cascabel de mi gatita que suena junto a mi, me inclino intentando adivinar donde se encuentra para acariciarla, antes de acostarme un rato más, pero segundos antes de que pueda encontrarla, siento como su cabecita toca la punta de mis dedos. Sonrío pensando en lo útil que es poder ver por las noches, si de menos no la encuentro, ella puede encontrarme a mi…

Regreso al cuarto, despierto a la computadora de su estado “stand by” tipeo en el navegador las dos sílabas claves (koko) que me redirigen a este “su” blog,  para escribir unos minutos antes de volver a descansar…

“A todos, que tengan un maravilloso día!”

Anuncios

2 comentarios

  1. Que tal Mario!!!
    Me agrada leer las entradas de tu blog, en especial esta llamó mi atención, estoy de acuerdo con lo que mencionas, a diferencias de que no tengo una gatita pero igual cada detalle de la vida diaria es lo que le da sentido a nuestros días, aunque en momentos extremos nos olvidamos de todo ello.
    Que tengas excelentes días, cuidate mucho, hoy llovió en el Distrito, hizo aire, calor y la noche está fresca, no se por allá pero solo intenta adivinar el clima XD. Estamos en contacto Mario, un abrazo.

    • Gracias Iván!!! como siempre son ustedes los que le dan vida a este lugar ^^ yo sólo escribo jaja pero de nada sirve escribir si no hay alguien que lea lo que se escribe y por ello los valoro mucho ^^

      De verdad gracias por estar al pendiente =P y pues mm por aquí esta haciendo bastante calor, hoy fue un día especial y pues jeje toy feliz ^^
      aja pero en fin =P

      Espero tener más noticias de ti=P y pues entiendo también lo de los momentos extremos… pero debemos intentar no olvidar los pequeños detalles siempre ^^ es lo que nos ayuda a recordar lo bonito de la vida no crees? ^^

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: