Lluvia de Octubre…


(Expendio de entradas de blog… Entrada No.7)

20 de Octubre 2009

Camino por aquella misma calle desolada, mientras el viento resalta su presencia murmullando su último suspiro, invitando a mi bufanda a trazar jirones en el aire.

Entonces una pausa se presenta… acompañada de un silencio y antes de que pueda comprenderlo comienzan a caer húmedos fragmentos de aquellas nubes con tono de desesperanza…

Por dentro un sentimiento de tristeza comienza a invadir mi corazón, mientras la lluvia parece no entender de razones… Quiero correr para escapar de cada gota que me azota cual recuerdo vuelve en un instante, quiero gritar al cielo lo que he callado en este tiempo y ya no se si es la lluvia o son las lágrimas las que trazan un sendero bajo mis ojos.

¿Cuánto tiempo tiene desde la última vez que me perdí? ¿Cuánto tiempo ha pasado desde que me prometí no claudicar? han pasado días sin poder rendirme, meses sin poder bajar la guardia, han pasado años sin poder mirar el cielo sin temor al suelo.

Entonces que hago deslavando aquellos recuerdos bajo el cielo, como quien quiere quitar las manchas de  una prenda clara… quisiera por un momento sentir el calor del amor que me cubra de esta lluvia tan fría que confundo con la fría soledad del corazón…

Anuncios

Dulce Luna


(Expendio de entradas de blog… Entrada No.6)

10 de Diciembre del 2009

Para aquella luna que habita en la cuidad… para aquella Luna que varias veces me hizo suspirar… sabes querida luna? sigo pensando aún en ti… ni el mundo entero ha sido capaz de eclipsar tu recuerdo…

Quisiera abrazarte de nuevo, decirte buenos días y darte un beso por las noches, caminar juntos de la mano rumbo a ningún lado, recorrer las calles de nuestra hermosa cuidad, admirar los edificios, hacer visitas a museos, perdernos en la feria del libro y mojarnos bajo la lluvia en las calles de guerrero.

Ir al cine en febrero, comer juntos algún caramelo, escucharte decir “Te Quiero” o simplemente verte sonreír…  espiarte cuando duermes, cocinarte algún viernes y besarte cuando menos lo esperes…

Hace ya 10 meses que no se de ti… pero quiero que sepas que te extraño y guardo aquello que alguna vez nos hizo sonreír… si de algo sirve “aún te quiero” y se me escapa de repente algún suspiro inevitable.

Y si me permites mencionarlo he aprendido a querer a los gatos,  y aunque aún no se danzar Tango… ya estoy aprendiendo a bailar. Sigo siendo el mismo chico enamorado de la vida y del amor, no he perdido esa esperanza que me caracteriza, ni tampoco la tranquilidad acompañada de esa frase que me encanta mencionar…

Sigo usando bufandas,  especialmente la de cuadros, aunque aquí la gente diga piense que soy un loco por el calor…

Se que has vuelto al cielo a tu forma natural y que has dejado a este mortal porque simplemente como todas las diosas, terminaste por aburrirte de tu dulce travesura y me dejaste la duda de saber ¿si todo esto fue un sueño que nunca se hizo realidad?…

Empezando


(Expendio de entradas de blog… Entrada No.4)

Mayo 25 del 2010 8:05am

Escucho a la distancia aquel sonido peculiar que me despierta por las mañanas… aquella canción que reproduce el celular para hacerme recordar que hay que empezar un nuevo día…  (está es la canción por si quieren saberlo ^^ “NICO touches the wall – Broken Youth”)

Es complicado levantarse, pero recuerdo que veré de nuevo a mis amig@s, y persona-s especial-es… y que siempre hay algo nuevo que puede sorprenderme…

Después de tomar el baño matutino de las 5 de la mañana, elijo aquello que me haga sentir a gusto para salir el día de hoy… guardo aquellos útiles de último minuto que a veces estoy por olvidar y termino de verificar si la batería del celular está cargada…

Tomo mis audífonos y pongo “Play” a la lista de canciones que me acompañan en el día…

Me pregunto ¿Si acaso seré un chico extraño o común?, un chico ¿Diferente o similar?… y mientras escucho Ray Of Ligth de Nakagawa Shoko parece como si todo a mi alrededor se volviera más lento… como si el ritmo de la música y la letra de la canción detuviera unos segundos lo que sucede al rededor…

Y entonces recurro a aquella manía extraña e inexplicable que durante los últimos 10 años no he podido dejar de hacer…

Me detengo unos segundos mientras miro al cielo… contemplo las nubes y entonces la calidez de aquel cielo infinito dibuja en mi rostro una sonrisa de esperanza… jeje aquella misma medicina parece no dejar de surtir efecto después de una década de hechos inciertos, tan tangibles e intangibles como pueda uno imaginar…

Supongo que las respuestas a las preguntas que nos formulamos, nunca son respondidas sin antes haberlas aprendido y comprendido… después de todo es la forma más eficaz de no olvidarnos de lo valioso que es vivir.

La canción termina y el matiz cambia por completo… la canción del grupo SID – Rain me hace recordar aquellas cosas tristes otra vez……. y la esperanza que encontré segundos antes parece esfumarse como agua en el desierto… entonces no puedo evitar aquellas sensación de nostalgia e impotencia… cuando por más que intentas algo… no depende ya sólo de ti…

Y me formulo una nueva incógnita ¿Cuándo dejará de cesar la lluvia? o ¿serán acaso mis ojos los que se humedecen por las lágrimas? sea como sea, me prometí ya no dejar más gotas de sal en mi camino…

Cambio la canción como quien trata de olvidar el dolor con un dulce y entre mi lista de reproducción aparece la canción de Shunkan Sentimental – scandal que en instantes me vuelve un poco más fuerte…

Supongo que a mi día aún le faltan muchas emociones… y eso que en tan sólo 15 minutos ya viví algunas cuantas… Me pregunto que más sentiré cuando te vea?…

Invierno…


(Expendio de entradas de blog… Entrada No.2)

Noche del 24 madrugada del 25 de Diciembre 2009 … 4am

Recorro aquella calle conocida desde hace ya unos años, es media noche y estoy temblando por el frío que hace meses creí ya inexistente… llego a casa y la reja de metal -aún más fría- espera a mi arribo… atravieso el jardín no sin haberme asegurado, que el candado esta correctamente puesto, abro y cierro los seguros de la puerta que hacen aquel característico chillido metálico y me dirijo al cuarto donde he descansado estos días…

Me descalzo lo zapatos, cuelgo el saco color vino y me armo de cobijas para acomodarme en la trinchera de almohadas que me esperan para hacerme compañía.

El frío en mi natal Estado de México es uno o dos grados mayor que el del Distrito aunque no se compara con Tolúca… Las luces que adornan las calles, las clásicas posadas y el olor a ponche me confirman que esto es el invierno…

¿Cuántos años no he vivido en este lugar? y ahora el polvo y el tiempo se acumulan en los cuartos lúgubres y vacíos… el eco que era antes imperceptible ahora es la canción que resuena cada vez que doy un paso al subir las escaleras.

Estas semanas que solo en casa… me he vuelto experto en el ejercicio de hablar conmigo mismo, para no caer en la cuenta de que mi familia se encuentra a Kilómetros de distancia de lo que una vez hace apenas unos años fue nuestro hogar.

Los días en Quintana Roo han cambiado por completo la perspectiva que tenía del frío y del calor, el cielo gris de aquí es completamente diferente al cielo limpio y azul de Cancún…

20 Años viviendo en esta casa y ahora es sólo mi segundo hogar… y tuvieron que pasar 6 meses para que volviera a reencontrarme con la casa en que crecí, para que en tan solo dos semanas vuelva a decirle con nostalgia… Hasta Luego…

Hace frío… y estoy sólo en esta casa que estuvo habitada siempre por nosotros 4… estoy sólo y a veces ya no siento diferencia entre la soledad física y la soledad de mi corazón… supongo que el frío de la soledad es más fuerte que el de los 4ºC que marca el termómetro en esta noche entre el 24 y 25 de diciembre… esta noche siendo  las 4am dormiré solo en navidad…

Stand By…


Como hacer una pausa…

como borrar el brillo de unos ojos de esperanza…

como si un interruptor…. apagará al corazón.


Quiero hacer una pausa al amor,

quiero borrar el brillo de mis ojos,

quiero apagar por un tiempo el latir del corazón…


Un efecto Stand by…

similar a la criogenia…

congelando la esperanza que aún me queda,

con el riesgo de ignorar  como activarla una vez más.


Si permito que avance más

aquel “cáncer negro” llamado “soledad”

es muy posible que junto a la desesperanza…

ganen el duelo que sostengo

desde hace ya un buen tiempo.


El porcentaje esta en 50

como un tercero rompe un dueto

como una tregua en una guerra

o como el gris es resultado

de mezclar el negro con el blanco.


Un efecto Stand by

Como guardar en una caja de cristal

aquella cantidad precisa de latidos

que aún me permiten respirar

como atrapar las pesadillas que invaden a unos sueños

carcomidos poco a poco por la soledad del corazón.


Por hoy contendré el aliento y será mañana mi último intento

antes de ocultar la llave por un tiempo indefinido…

En qué momento?…


5 de la mañana… desde la Roo, Cancún.

Afuera es silencioso, aquel silencio de una hora en que los animales nocturnos descansan y lo animales diurnos están por despertar…

La hora más solitaria… y aquí me encuentro… comunicándome sin poder ser escuchado…

En que momento terminé de está manera? mis amigos a kilómetros de distancia, el abrazo más cercano espera un mes y días para ser recibido en el estado del que partí… del que partí y que por alguna razón no quiero regresar…

Llevo ya 8 meses en este lugar tan tranquilo y hermoso, viviendo una vida sencilla y sin complicaciones, sin teléfono, sin cama, aprendiendo día con día cosas nuevas de esta región… pero a ratos olvido ya cosas de mi antiguo lugar, olvido nombres, se borran lugares, rutas, y comienzo a olvidar cumpleaños de personas que son importantes para mi, como si mi memoria no tuviera ya la misma resistencia o como si olvidara a propósito las cosas, como si quisiera dejar todo atrás.

Mis amigos y familia el único motivo por el cual regresar… hace 8 meses perdí a mi mejor amiga y hace 8 meses deje a mi mejor amigo. Desde hace 8 meses dije adiós a mi hogar de 20 años y al lugar donde crecí y sin embargo, no se porque no quiero regresar y de regresar espero no demorar más de una semana…

Por mi parte he hecho lo posible y he sobrevivido bien, disfrutando y aprendiendo de la soledad… Sigo creyendo en encontrar a alguien que cuide de mi aunque sea un poco…

Termino enamorándome de personas que son muy duras o crueles o egoístas, como si mi subconsciente quisiera salvar a esas personas, como si indirectamente mi corazón gritará “Sálvame” y terminara salvando a las demás, en busca de una reciprocidad que nunca llega… como quien espera que el eco resuene en la pradera…

Pierdo algo de mi sin encontrar que es, puesto que la esperanza en el amor no muere, y el amor sigue acumulándose como la lotería espera al afortunado, formulando la pregunta del millón  “¿Quién comprará el boleto ganador? o ¿Quién quiere ganar la fortuna que para otras no ha sido de utilidad? “

Sigo con la promesa, el motivo y el sueño que la bufanda me recuerda al abrazarme…. como si el frió de la soledad pudiera más que los 30 y tantos grados de Cancún.

Sigo mejorando varios aspectos, aprendiendo más y más para cuando llegue el tiempo de compartir con alguien todo esto.

Alguien que quiera escucharte día y noche y no pare de querer conocerte y yo no quiera dejar de escucharla… conozco ya a muchas personas que hablan y pocas personas te escuchan y unas cuantas te preguntan.

Personas que hay en todos lados que no les gusta dar explicaciones, personas que se indignan y no son responsables, personas que pelean sus ideas sin importar a quien lastiman o personas que pasan sobre otras para llegar primero a la cima, y personas que sólo ven errores y los aciertos no los reconocen…

A veces me pregunto si los humanos de hoy en día realmente deben seguir su vida? para seguir lastimando a otros… o seguir creando cadenas y círculos viciosos en vez de romper con esas oxidadas tradiciones.

Quiero dejar colgada la bufanda y sentir un abrazo cálido y amoroso de verdad… de esos que tienen destinatario escrito especialmente para uno…

Tengo una sonrisa tatuada para quien la necesite, y es tatuada porque a veces ya mis músculos faciales no responden como antes.

Quiero cuidar de alguien y sentir la paz de ser cuidado… quiero llorar sin llorar solo, pero tampoco con alguien que sólo este de paso… quiero amar a alguien más a parte de a mi mismo, mi familia y mis amigos…

Quiero seguir creyendo sin perder día con día un trocito irreemplazable de mi alma cada vez más liviana…

5:57am y llueve…